¿Necesita algo? Llámenos al: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Tamaño del texto:

Prevención de las Enfermedades Cardiovasculares

Principales factores de riesgo para las enfermedades crónicas

Fotografía de un anciano con sus palos de golf

A la cabeza de la lista de los factores de riesgo primarios para todas las enfermedades crónicas de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, su sigla en inglés es CDC) se encuentran: el fumar, la mala nutrición y la vida sedentaria.

Un estilo de vida más saludable puede ayudar a prevenir las cardiopatías (enfermedades del corazón). Esto incluye lo siguiente:

  • Elimine el consumo de los productos derivados del tabaco.

  • Seguir una dieta saludable para el corazón.

  • Seguir un programa de ejercicios adecuado.

Eliminar el consumo de los productos derivados del tabaco:

Debe ser consciente de que todos los productos del tabaco, y no sólo los cigarrillos, están incluidos en los factores de riesgo para las enfermedades crónicas. Y, aunque pueden existir ciertos usos médicos para los derivados de algunas drogas aceptadas socialmente, como el alcohol, la nicotina no tiene ninguna utilidad terapéutica. En cuanto deje de fumar, su cuerpo empieza a curarse por sí mismo de los efectos devastadores del tabaco.

Adopte una dieta saludable para su corazón:

Uno de los aspectos para el control de los factores de riesgo de un ataque al corazón es seguir una dieta saludable para el corazón que incluya cantidades adecuadas de lo siguiente:

  • Calorías

  • Colesterol

  • Grasas

  • Fibra

  • Sodio

Para eliminar cualquier posible confusión, el gobierno federal ha establecido una pirámide de alimentos y leyes para el etiquetado de los alimentos. La pirámide alimenticia puede ayudarle a escoger entre una variedad de alimentos y, al mismo tiempo, a consumir la cantidad correcta de calorías y grasas.

Para encontrar más información sobre las Recomendaciones alimenticias para los estadounidenses del año 2005 y para establecer cuáles son las adecuadas para su edad, sexo y nivel de actividad física, visite la página Los Recursos en la Red, que contiene enlaces a los sitios de la Pirámide alimenticia y las Recomendaciones alimenticias del año 2005. Tenga en cuenta que la Pirámide alimenticia fue diseñada para las personas mayores de dos años que no padecen enfermedades crónicas.

Mantener una dieta saludable y equilibrada para el corazón le ayudará a conseguir lo siguiente:

  • Controlar los factores de riesgo para el ataque al corazón y la embolia cerebral.

  • Prevenir o controlar otras enfermedades crónicas.

  • Adelgazar y a aumentar su nivel de energía.

  • Mejorar su estado general de salud.

Siga un programa de ejercicios adecuado:

Una medida importantísima para reducir sus posibilidades de tener un ataque al corazón es encontrar tiempo para hacer ejercicio. Hoy en día, con esta sociedad que vive a un ritmo tan rápido, la gente tiene que programar su tiempo para hacer ejercicio. Elija una actividad que le guste y hable con su médico sobre un plan de ejercicio que se adapte a sus necesidades y a su capacidad individual.

Un programa de ejercicios le ayudará a controlar casi todos los factores de riesgo para el ataque al corazón y la embolia cerebral. Un programa de ejercicios le ayudará a controlar casi todos los factores de riesgo de ataque al corazón y de derrame cerebral. En las Recomendaciones alimenticias para los estadounidenses del año 2005 se aconseja realizar como mínimo 30 minutos de actividad física de intensidad moderada casi todos los días de la semana, además de las actividades habituales, en el hogar o en el trabajo. La actividad física frecuente ayudará a promover la salud, el bienestar psicológico y un peso corporal saludable.

Siempre consulte a su médico acerca de sus requisitos alimenticios y de actividad física.

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 3/19/2010
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.