¿Necesita algo? Llámenos al: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Tamaño del texto:

Cáncer de cuello uterino

Ilustración de la anatomía del área pélvica femenina
Haga clic en la imagen para agrandarla

¿Qué es el cuello uterino?

El cuello uterino es la parte inferior y estrecha del útero (matriz) ubicado entre la vejiga y el recto. Se forma un canal que desemboca en la vagina, lo que conduce a la parte exterior del cuerpo.

¿Cuáles son las condiciones precancerígenas del cuello uterino?

Los trastornos precancerígenos del cuello uterino se identifican como células que parecen anormales, pero que no son cancerígenas en ese momento. Sin embargo, el aspecto de estas células anormales podría ser la primera evidencia de cáncer que se desarrolla años más tarde.

Los cambios precancerígenos del cuello uterino generalmente no causan dolor y, en general, no causan ningún síntoma. Se detectan al realizar un examen pélvico o una prueba de Papanicolaou.

Las lesiones intraepiteliales escamosas (SIL) es un término que se refiere a los cambios anormales en las células en la superficie del cuello uterino:

  • Escamosas. Estas células son las células planas que se encuentran en la superficie (del cuello del útero)

  • Intraepitelial. Esto significa que las células anormales sólo están presentes en la capa superficial de las células

  • Lesión. Esto se refiere a un área de tejido anormal

Según el Instituto Nacional del Cáncer, los cambios en estas células se pueden dividir en 2 categorías:

  • SIL de grado bajo. Esto se refiere a los cambios tempranos en el tamaño, forma, y el número de células que forman la superficie del cuello uterino. Ellos pueden desaparecer por sí solos, o bien, con el tiempo, pueden crecer o volverse anormales, formando una lesión de alto grado.
    Estos cambios también pueden ser llamados displasia leve o neoplasia intraepitelial cervical 1 (CIN 1).

  • SIL de alto grado. Esto significa que hay un gran número de células precancerígenas, y, como SIL de grado bajo, estos cambios implican sólo las células en la superficie del cuello uterino. Las células con frecuencia no se vuelven cancerígenas por muchos meses, tal vez años, pero sin tratamiento, se convertirán en cáncer.
    Las lesiones de alto grado también se pueden llamar displasia moderada o severa, CIN 2 ó 3 o carcinoma in situ.

¿Qué es cáncer del cuello uterino?

Si las células anormales en la superficie del cuello uterino se extienden más profundamente en el cuello del útero, o a otros tejidos u órganos, la enfermedad se llama entonces cáncer cervical o cáncer del cuello uterino invasivo. El cáncer del cuello uterino es más frecuente en las mujeres menores de 50 años de edad. Es diferente del cáncer que comienza en otras partes del útero y requiere un tratamiento diferente. La mayoría de los cánceres cervicales son carcinomas de células escamosas y adenocarcinomas.

Las tasas de mortalidad por cáncer cervical han disminuido drásticamente ya que las pruebas de Papanicolaou se han vuelto más frecuentes. Según la Sociedad Americana del Cáncer alrededor de 12.340 casos de cáncer cervical invasivo serán diagnosticados en los EE.UU. durante el año 2013. Algunos investigadores estiman que el cáncer cervical no invasivo (también conocido como carcinoma in situ) es casi 4 veces más común que el cáncer invasivo del cuello uterino.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de cuello uterino?

Los siguientes son los factores de riesgo que se sugieren en relación al cáncer de cuello uterino:

  • Infección con el virus del papiloma humano (VPH). El VPH es la causa de casi todos los cánceres de cuello uterino. La infección por VPH es más a menudo el resultado de relaciones sexuales sin protección.

  • No realizar pruebas de Papanicolaou con regularidad. El cáncer cervical es más común en las mujeres que no tienen pruebas de Papanicolaou con regularidad. Las pruebas de Papanicolaou ayudan a los médicos a encontrar las células anormales. Estas células luego se pueden quitar, que por lo general previene el cáncer de cuello de útero.

  • Infección por VIH u otras afecciones médicas que debilitan el sistema inmunológico del cuerpo. El VIH es el causante del SIDA, y puede aumentar el riesgo de cáncer de cuello uterino. Tomar ciertos medicamentos que suprimen el sistema inmune también aumenta el riesgo de cáncer de cuello uterino.

  • Fumar. Las mujeres que fuman tienen casi el doble de probabilidades que las no fumadoras a tener cáncer de cuello uterino.

  • Dieta. Las mujeres con dietas bajas en frutas y verduras y las que tienen sobrepeso tienen un mayor riesgo de cáncer de cuello uterino.

  • Infección llamada “clamidiosis” (Chlamydia). Algunos estudios han visto un mayor riesgo de cáncer de cuello uterino en las mujeres cuyos resultados de las pruebas de sangre muestran evidencia de infección por clamidia pasado o actual, en comparación con las mujeres que tienen resultados normales. La clamidiosis se transmite por contacto sexual.

  • El uso de píldoras anticonceptivas durante mucho tiempo. El uso de píldoras anticonceptivas durante 5 o más años puede aumentar ligeramente el riesgo de cáncer de cuello uterino, pero el riesgo disminuye cuando las mujeres dejan de usar las píldoras anticonceptivas.

  • Tener muchos hijos. Los estudios sugieren que dar a luz a 3 o más hijos puede aumentar ligeramente el riesgo de cáncer cervical en mujeres con infecciones por el VPH.

  • Tener relaciones sexuales antes de los 18.

  • Tener muchas parejas sexuales y tener parejas que han tenido ellos mismos muchas parejas.

  • Primer embarazo a término a una edad temprana. Las mujeres que tenían menos de 17 años cuando tuvieron su primer embarazo a término son casi 2 veces más propensas a contraer cáncer de cuello uterino en la vida que las mujeres que esperaron hasta que tenían 25 años o más para quedar embarazada.

  • Probreza. Muchas mujeres de bajos ingresos que no tienen acceso a servicios adecuados de atención médica, incluyendo las pruebas de Papanicolaou. Así que no son examinadas o tratadas para lesiones precancerígenas de cuello uterino.

  • Antecedentes familiares de cáncer de cuello uterino. Este tipo de cáncer puede encontrarse en algunas familias. La probabilidad de una mujer de desarrollarlo son de 2 a 3 veces mayor si su madre o hermana tuvieron cáncer de cuello uterino que si nadie en su familia tenía.

  • Dietilestilbestrol (DES). DES es un medicamento que se usó para prevenir el aborto involuntario entre 1940 y 1971. Las mujeres cuyas madres tomaron DES durante el embarazo de ellos desarrollan este tipo de cáncer más de lo que normalmente se esperaría. El riesgo parece ser más alto en las mujeres cuyas madres tomaron el medicamento durante sus primeras 16 semanas de embarazo. (La FDA detuvo el uso de DES durante el embarazo en el año 1971.)

¿Se puede prevenir el cáncer de cuello uterino?

La detección temprana de los problemas cervicales es la mejor manera de prevenir el cáncer de cuello uterino. Exámenes pélvicos anuales de rutina y exámenes de Papanicolaou pueden detectar condiciones precancerígenas que frecuentemente pueden ser tratadas antes de que se desarrolle el cáncer. El cáncer invasivo si este ocurre probablemente se encontraría en una fase anterior. Los exámenes pélvicos y pruebas de Papanicolaou son usados ​​para determinar si hay problemas cervicales. Las mujeres que tienen 21 años o más deben hacerse chequeos regulares, incluyendo un examen pélvico y una prueba de Papanicolaou.

Según el National Institutes of Health:

Un examen pélvico y un Papanicolau permiten al médico detectar cambios anormales en el cuello uterino. Si una infección está presente, es tratada y el Papanicolau se repite en un momento posterior. Si el examen o el Papanicolau sugieren algo diferente a una infección, el Papanicolau se repite y se realizan otras pruebas para determinar el problema.

Las mujeres que han tenido una histerectomía (cirugía para extirpar el útero, incluyendo el cuello uterino) deberían consultar con su médico acerca de los exámenes pélvicos y pruebas de Papanicolaou.

Dado que han descubierto que ciertas cepas de VPH causan la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino, los esfuerzos de investigación se han centrado en el desarrollo de una vacuna contra el VPH. Se han aprobado dos vacunas contra el VPH:

  • Gardasil protege contra 4 tipos de la virus VPH: 2 tipos de virus que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino, y el 2 que causan el 90% de las verrugas genitales. Protege contra otros tipos de cáncer causados ​​por el VPH, también, como el cáncer y lesiones precancerosas de la vagina, la vulva y el ano.

  • Cervarix protege contra los 2 tipos del virus VPH que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino. Protege también contra el cáncer anal.

Estas vacunas sólo pueden utilizarse para prevenir ciertos tipos de infección por VPH antes de que una persona está infectada. No pueden usarse para tratar una infección por VPH existente.

Ambas vacunas se administran como una serie de 3 inyecciones durante un período de 6 meses. Para ser más efectiva, una de las vacunas se debe dar antes de que una persona llegue a ser sexualmente activa.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de cuello de útero?

Los síntomas del cáncer de cuello uterino usualmente no aparecen hasta que las células cervicales anormales se vuelven cancerosas e invaden el tejido cercano:

  • El síntoma más común es el sangrado anormal, que puede:

    • Iniciar y parar entre los periodos menstruales regulares.

    • Ocurrir después de las relaciones sexuales, los lavados vaginales o un examen pélvico.

  • Otros síntomas pueden ser:

    • Sangrado menstrual más pesado, que puede durar más de lo normal

    • Sangrado después de la menopausia

    • Aumento del flujo vaginal

    • Dolor durante las relaciones

Los síntomas del cáncer de cuello uterino pueden parecerse a los de otras afecciones o problemas médicos. Consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de cuello uterino?

Cuando se encuentran problemas cervicales durante un examen pélvico, o se encuentran células anormales por medio de una prueba de Papanicolaou, se puede realizar una biopsia de cuello uterino.

Hay varios tipos de biopsias de cuello uterino que pueden usarse para diagnosticar el cáncer de cuello de útero, y algunos de estos procedimientos que pueden eliminar completamente las áreas de tejido anormal también se pueden usar para el tratamiento de las lesiones precancerígenas. Algunos procedimientos de las biopsias únicamente requieren anestesia local, mientras que otros requieren anestesia general. Varios tipos de biopsias de cuello uterino incluyen:

  • Procedimiento de extirpación electroquirúrgico de lazo (LEEP). Un procedimiento que usa un aro de alambre eléctrico delgado para obtener un pedazo de tejido para que pueda ser examinado bajo un microscopio.

  • Colposcopia. Un procedimiento que utiliza un instrumento con lentes de aumento, llamado colposcopio, para examinar el cuello uterino para detectar anomalías. Si se encuentra tejido anormal, se realiza una biopsia (biopsia colposcópica).

  • Curetaje endocervical (ECC). Un procedimiento que utiliza un instrumento estrecho llamado cureta para raspar el revestimiento del canal endocervical. Este tipo de biopsia suele completarse con la biopsia colposcópica.

  • Biopsia de cono (también llamado conización). Una biopsia que consiste en extraer una pieza en forma de cono más grande de tejido del cuello del útero mediante el procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa o el cono biopsia con bisturí frío. El procedimiento de biopsia de cono puede ser utilizado como un tratamiento para lesiones precancerígenas y cánceres tempranos.

  • Prueba de ADN del VPH. Una prueba que detecta la presencia de la infección por VPH cervical. Las células se recogen como si fueran para una prueba normal de Papanicolaou, pero no es un sustituto de la prueba de Papanicolau. La prueba de ADN del VPH puede ser utilizado como prueba de detección para mujeres mayores de 30 o para las mujeres con resultados anormales en la prueba de Papanicolaou ligeramente para determinar si es necesario realizar más pruebas o tratamientos.

  • Conización quirúrgica. Un procedimiento en el que se utiliza un láser o un bisturí quirúrgico para extraer un pedazo de tejido del cuello uterino para un examen más detallado. Este procedimiento requiere el uso de anestesia general.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino

El tratamiento específico para el cáncer de cuello uterino será determinado por su médico según lo siguiente:

  • Su estado general de salud y su historia clínica

  • La gravedad de la enfermedad

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Sus expectativas respecto de la evolución de la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

El tratamiento puede incluir:

  • Cirugía, que incluye:

    • Criocirugía. El uso de nitrógeno líquido, o una sonda que está muy fría, para congelar y matar las células cancerígenas.

    • Cirugía láser. El uso de un potente haz de luz, el cual puede dirigirse a partes específicas del cuerpo sin hacer una incisión grande para destruir las células anormales.

    • Histerectomía. La cirugía para extirpar el útero, incluso el cuello uterino. En algunos casos, una histerectomía puede ser necesaria, sobre todo si se encuentran células anormales dentro de la abertura del cuello uterino

  • Radioterapia.

  • Quimioterapia

LEEP o conización también se pueden usar para extirpar tejido anormal.

Revisor médico: Daphne Pierce-Smith MSN FNP RN CCRC
Revisor médico: Joy Fincannon RN MN
Revisor médico: Kelley Gaskin RN MN
Revisor médico: Louise Akin RN BSN
Revisor médico: Nancy Bowers RN MPH RN MPH
Revisor médico: Sara Foster RN MPH
Revisor médico: Lee Jenkins
Última revisión: 12/31/2009
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.