¿Necesita algo? Llámenos al: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Tamaño del texto:

Cifosis

¿Qué es la cifosis?

Cuando se observa desde atrás, una columna vertebral normal se ve derecha. Sin embargo, una columna afectada por cifosis muestra evidencia de una curvatura hacia adelante de los huesos de la espalda (vértebras) en la parte superior de la espalda, lo que da un aspecto redondeado anormal o "jorobado".

Ilustración de un niño con cifosis
Haga clic en la imagen para ampliarla.

La cifosis se define como una curvatura de la columna de 50 grados o más que se puede apreciar mediante radiografía (una prueba de diagnóstico que emplea haces de energía electromagnética invisible para producir imágenes de tejidos internos, huesos y órganos sobre una placa). Una columna normal puede presentar una curvatura de 20 a 45 grados en la parte superior de la espalda. La cifosis es un tipo de deformación de la columna vertebral.

¿Cuál es la causa de la cifosis?

La cifosis puede ser congénita (presente al nacer) o el resultado de trastornos adquiridos que incluyen los siguientes:

  • Problemas del metabolismo.

  • Trastornos neuromusculares.

  • Osteogénesis imperfecta (también denominada "enfermedad de los huesos quebradizos"). Este trastorno se caracteriza por la fractura de los huesos al aplicar una fuerza mínima.

  • Espina bífida.

  • Enfermedad de Scheuermann. Este trastorno provoca que las vértebras se curven hacia adelante en la parte superior de la espalda. Se desconoce la causa de la enfermedad de Scheuermann, que se observa con mayor frecuencia en los hombres.

  • Cifosis postural. Es el tipo más común de cifosis. Generalmente se vuelve visible en la adolescencia y puede estar asociada con una postura jorobada frente a una anomalía de la columna vertebral. Se utiliza el ejercicio físico para ayudar a corregir la postura.

La cifosis es más común en mujeres que en hombres.

¿Cuáles son los síntomas de la cifosis?

Los siguientes son los síntomas más comunes de la cifosis. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de manera diferente. Algunos de los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Diferencia en la altura de los hombros.

  • La cabeza está inclinada hacia adelante en relación con el resto del cuerpo.

  • Diferencia en la altura o posición de la escápula.

  • Al inclinarse hacia adelante, la parte superior de la espalda parece más alta de lo normal.

  • Tensión en los músculos isquiotibiales (parte posterior de los muslos).

Por lo general, la cifosis no está asociada con el dolor de espalda, dolor en las piernas y cambios en los hábitos de evacuación intestinal y de la vejiga. Una persona que experimenta estos síntomas requiere una evaluación médica más exhaustiva.

Los síntomas de la cifosis pueden parecerse a los de otros trastornos o deformidades de la columna, o pueden ser el resultado de una lesión o infección. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la cifosis?

Para diagnosticar la cifosis, el médico se basa en la historia clínica completa, un examen físico y pruebas de diagnóstico. Si el paciente es un niño, el médico obtendrá la historia clínica del embarazo y nacimiento de su hijo y le preguntará si otro familiar padece cifosis. El médico también preguntará sobre ciertos eventos de desarrollo importantes, ya que ciertos tipos de cifosis pueden estar asociados a otros trastornos neuromusculares. Los retrasos del desarrollo pueden exigir una evaluación médica más exhaustiva.

Los procedimientos de diagnóstico pueden incluir los siguientes:

  • Radiografías. Es una prueba de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisibles para generar imágenes de tejidos internos, huesos y órganos en una placa radiográfica. Esta prueba se usa para medir y evaluar la curva. Mediante una radiografía de la columna completa, el médico o radiólogo mide el ángulo de la curva de la columna. A menudo el tratamiento se puede determinar a partir de esta medición.

  • Centellograma óseo. Es una técnica nuclear para la obtención de imágenes en la que se inyecta una pequeña cantidad de material radioactivo en la corriente sanguínea del paciente para que lo detecte un escáner. Esta prueba muestra la irrigación sanguínea al hueso y la actividad celular dentro del hueso.

  • Imagen por resonancia magnética (IRM).  Es un procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo. Esta prueba se realiza para descartar cualquier anomalía relacionada con la médula espinal y los nervios.

  • Tomografía computada (también denominada TC o TAC). Es un procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de rayos X y tecnología informática para producir imágenes horizontales o axiales (a menudo denominadas "planos") del cuerpo. Una TC muestra imágenes detalladas de las partes del cuerpo, incluidos los huesos, músculos, tejidos grasos y órganos. Las TC son más precisas que las radiografías generales.

  • Exámenes de sangre.

La detección temprana de la cifosis es lo más importante para la efectividad del tratamiento. Los pediatras o médicos de familia, e incluso algunos programas escolares, incluyen el examen periódico para detectar señales que podrían indicar cifosis.

Tratamiento de la cifosis

El médico determinará el tratamiento específico para la cifosis en función de lo siguiente:

  • Su edad, salud general e historia clínica.

  • Alcance de la afección.

  • Su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias.

  • Expectativas para el curso de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El objetivo del tratamiento es detener el avance de la curva y minimizar las deformidades. El tratamiento puede incluir:

  • Observación y exámenes repetidos. El niño necesitará observación y exámenes repetidos. El avance de la curva depende del nivel de crecimiento esquelético o de la madurez esquelética del niño. El avance de la curva se reduce o detiene después de que el niño alcanza la pubertad.

  • Corsés ortopédicos.Si el niño aún está en crecimiento, el médico puede prescribir un corsé ortopédico. El médico determinará el tipo de corsé y el tiempo de uso.

  • Cirugía. En raras ocasiones, la cirugía podría recomendarse si la curva mide 75 grados o más según radiografía y el corsé ortopédico no logra reducir el avance de la curva.

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 3/31/2009
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.